Pero oye, no te preocupes. Para todo hay una solución.